Discurso programático del estimado compañero Kim Jong Un "Mejoremos e intensifiquemos aún más las labores partidistas a tenor de la nueva etapa de desarrollo de la construcción socialista"
  El estimado Secretario General del Partido del Trabajo de Corea, Kim Jong Un, pronunció el discurso programático "Mejoremos e intensifiquemos aún más las labores partidistas a tenor de la nueva etapa de desarrollo de la construcción socialista", en la conferencia conmemorativa del 76° aniversario de la fundación del Partido, el 10 de octubre.
  En la arenga, él felicitó a todos los participantes en ocasión de la otra fecha de la fundación del Partido y dilucidó los problemas de principios y medidas prácticas que se presentan en elevar su capacidad de mando y combatividad en todos los dominios de la revolución y construcción, de acuerdo con las demandas del desarrollo de la revolución.
  Luego esclareció el propósito de la organización de esta conferencia de todo el Partido con motivo del otro aniversario de su fundación.
  El Secretario General afirmó.
  De cómo aceptan y materializan las organizaciones partidistas a todos los niveles las ideas revolucionarias y orientaciones de lucha de su CC, dependen los logros de sus unidades correspondientes. Solo cuando tales éxitos se combinan en lo orgánico y se multiplican, nuestro Partido puede manifestar su acertada capacidad de mando sobre la revolución y construcción y promover su desarrollo vertiginoso.
  Hemos organizado esta conferencia conmemorativa de todo el Partido, con el fin de dar a conocer de nuevo a los directivos de todo el Partido las principales orientaciones de lucha ya presentadas, al sintetizarlas, y enfatizarles los principios de las labores, el ambiente y estilo de trabajo que deben mantener en la contemporaneidad.
  Ante todo, el compañero Kim Jong Un se refirió a que nuestro Partido que tiene la más larga historia de 76 años del partido socialista en poder, ha acumulado enormes méritos al orientar a la senda de la victoria la más ardua y compleja revolución coreana.
  Luego habló de que nuestro Partido que tiene la firme raigambre de la lucha revolucionaria antijaponesa trazó desde el primer día de su fundación las políticas que tenían por su meta el socialismo, preparó el nacimiento del poder popular, y de las revoluciones históricas y pujantes cambios que cumplió y obtuvo manteniendo su lineamiento independiente y orientaciones estratégico-tácticas. Y valoró sus hazañas acumuladas al haber defendido la dignidad, honor y heroísmo de nuestro Estado y comprobado la vitalidad del genuino socialismo, superando las penalidades fatales inauditas con su probada dirección.
  La mayor proeza en toda la trayectoria de orientación de la revolución de nuestro Partido es que formó a la débil nación pequeña martirizada como un pueblo más grandioso y excelente unido compactamente en torno al Partido y el líder que posee la firme autoestima y capacidad creadora, apuntó el compañero Kim Jong Un y prosiguió:
  Por haber priorizado siempre las labores de educar y formar a las masas populares, sujeto de la revolución, y aglutinarlas, hemos podido conservar la verdadera naturaleza del socialismo aún en medio del brusco torbellino de la historia, y hacer avanzar la revolución coreana.
  El secreto de su gran invencibilidad reside en que nuestro Partido allanó y mantuvo a cabalidad el camino de su construcción más acertado y científico. Para llevar al triunfo la lucha revolucionaria y las labores constructivas debemos consolidar el mismo partido que es el Estado Mayor de la revolución, como fila vanguardista de acero y profundizarlo de continuo, junto con el cambio de la época.
  Nuestro Partido mantuvo su originalidad en resolver el problema de su construcción desde la línea de partida inicial y la firme órbita de su desarrollo.
  A continuación, definió como esencia de la lucha revolucionaria y de la construcción del socialismo y comunismo el lograr la independencia de las masas populares y evidenció el valor de la existencia del partido organizado para el pueblo y que lucha en bien de éste.
  A partir de esto, la gran idea Juche, cuyo núcleo son el ideal de considerar al pueblo como el cielo y el principio de dar primacía a las masas populares, se formuló como idea directriz de nuestro Partido, se profundizó y desarrolló de acuerdo con la demanda de la época y el desarrollo de la revolución, y se confirmó el supremo programa del Partido de transformar toda la sociedad según sus requisitos.
  A renglón seguido, el compañero Kim Jong Un afirmó.
  Por haber materializado de modo invariable en la construcción y actividades del Partido el principio de la idea Juche de que las masas populares son las dueñas de la revolución y construcción y ellas mismas poseen la fuerza de promoverlas, se estableció como propio estilo partidista el servicio incondicional al pueblo y pudo poseer por primera vez en la historia de la construcción de partidos revolucionarios el valioso título de partido-madre.
  Han sido inmutables el principio y posición de nuestro Partido también en afianzar el sistema de dirección partidista. Esclareció que éste basado en el centralismo democrático, constituye en su esencia el sistema de única ideología y dirección del líder sobre el proceso revolucionario y constructivo, definió establecerlo como lineamiento principal de la estructuración del Partido y de este modo, mantuvo la entereza ideo-teórica y política que le permitió superar a cabalidad todos los errores y desviaciones en este problema.
  Acto seguido, el compañero Kim Jong Un se refirió a los logros relevantes obtenidos en la construcción de nuestro Partido en un decenio último.
  Entrando en el nuevo período de continuidad y desarrollo del Partido y la revolución, fueron profundizadas las labores partidistas para consolidar nuestro Partido como fuerte Estado Mayor de la revolución y fuerza orientadora, fue formulada la idea directriz del partido como el kimilsungismo-kimjongilismo y reestructurados en forma total y pormenorizada la capacidad de mando y la combatividad del partido, de conformidad con las nuevas demandas de desarrollo de la revolución-apuntó y prosiguió:
 Gracias a las medidas innovadoras para elevar la función y papel directivos del Partido, las labores del Partido y el Estado en su conjunto se han impulsado y evolucionado con energía con clara motivación y dinamismo y se han elevado de modo vertiginoso el prestigio directivo y la combatividad del Partido.
  Con motivo de su VIII Congreso, el Partido enmendó su Estatuto, reglamento fundamental de su construcción y actividades, de acuerdo con la demanda del desarrollo de la revolución y los principios de la estructuración del partido autóctono, y en medio de la lucha por establecer como estilo del partido revolucionario el servir al pueblo con abnegación, fueron patentizados más la naturaleza y el carácter popular de nuestro Partido.
  Es el logro más relevante obtenido en los últimos 10 años en la construcción del partido, que al heredar con firmeza las ideas y méritos de construcción del partido autóctono logrados por el gran Líder Presidente Kim Il Sung y el gran General Kim Jong Il, nuestro Partido ha mantenido en cualquier vendaval su carácter y naturaleza del Estado Mayor combativo que orienta la causa revolucionaria del Juche y de genuina organización servidora al pueblo, y establecido el firme sistema y cimiento para fortalecer de continuo su capacidad de mando.
  Seguidamente, el compañero Kim Jong Un indicó que ante nuestro Partido se presentan las tareas de la época de hacer más sano y pujante en correspondencia con la situación de la revolución creada y analizó las circunstancias subjetivas y objetivas de nuestra revolución en que están redobladas las vicisitudes sin precedentes y la importancia de la cabal ejecución de las tareas políticas de sumo peso que presentó nuestro Partido en su congreso y las importantes reuniones partidistas y estatales, con el fin de superarlas con energía y afirmó.
  Las magnas metas para arreglar y desarrollar en lo integral la economía nacional requieren el exacto programa de desarrollo y la garantía científica. La única vía para promover con energía las labores importantes sin precedentes en la crítica situación consiste en que todo el partido se una compactamente y encauce la dirección partidista en una misma dirección según el lineamiento y principio de lucha indicados por el CC del Partido.
  El compañero Kim Jong Un dilucidó las tareas importantes para hacer que todas las organizaciones y directivos del Partido conozcan a fondo la línea y orientación fundamentales de lucha del CC del Partido y el Gobierno de la República, mejoren e intensifiquen las labores partidistas y orienten con dinamismo el nuevo desarrollo de la construcción socialista.
  Él se refirió al problema de profundizar de continuo las labores para establecer el sistema de dirección única del CC del Partido, fuerza invicta e irrefrenable y agregó.
  El haber establecido el sistema de dirección unitaria en todo el Partido es el éxito político más valioso que ha logrado nuestro Partido en medio de la ardua y cruenta lucha.  
  Que es firme el centro de dirección y de la unidad y cohesión, se asegura la unicidad de la ideología y dirección y todo el pueblo está unido compactamente en torno al CC del Partido, es el poderío inagotable del PTC, capaz de sobreponerse a cualesquier pruebas o desafíos.
   Ya en la década de 1960, gracias a la perspicacia genial y sabia dirección del gran Líder y el gran General, nuestro Partido profundizó como suprema tarea de su estructuración las labores para fortalecer el sistema de dirección única del partido. Son inimaginables al margen de éste el alto prestigio y honor de nuestro Partido y Estado que esparcen su brillo hoy en todo el mundo y todos los triunfos milagrosos que obtiene nuestro pueblo en la construcción socialista y la defensa del socialismo. He aquí precisamente el atajo para progresar y desarrollar nuestro Estado y guiar a decenas de millones del pueblo a la vida dichosa.
  Defender como la vida y establecer a cabalidad el sistema de dirección unitaria del CC del Partido, que es la dignidad y poderío del Partido y el Estado, constituye el sagrado deber de todas las organizaciones partidistas, sus militantes y los ciudadanos de este país.
  La meta ideal de la labor para establecer este sistema es hacer que todo el Partido y toda la sociedad sean como una cabeza y cuerpo, es decir, que todo el país se haga un ente que comparte con el CC del Partido tanto la ideología, el propósito y las acciones.
  Luego el compañero Kim Jong Un se refirió a los asuntos claves que se presentan ante las organizaciones partidistas y sus directivos para mantener como línea principal la labor de establecer el sistema de dirección única, sabiendo bien esta demanda en la época actual.
  También esclareció la importancia de la labor interna del partido en la mejora e intensificación de las labores partidistas en la actualidad.
  Además enfatizó que las organizaciones y los directivos del Partido deben mejorar y fortalecer las labores ideológicas y precisó:
  Hoy en que se opera gran cambio en la conciencia de las personas y en el ambiente social, ello se presenta como una demanda vital.
  En los últimos años, el ideal de dar primacía a las masas populares se ha convertido en un firme estilo partidista, estatal y social, y extendido la era en que se da prioridad a nuestro Estado, lo cual asciende la fidelidad, autoestima y celo patriótico de nuestro pueblo.
  En la época actual, la demanda fundamental de la labor ideológica de nuestro Partido consiste en preparar a todos los miembros de la sociedad como fieles que toman la idea revolucionaria del CC del Partido como su credo y se personifican en ella, y como verdaderos patriotas y elevar sin cesar la intensidad de la labor ideológica, sin suspenderla ni un momento, renovándola de modo constante de acuerdo con la demanda de la época y el desarrollo de la revolución.
  La tarea más importante que se presenta a partir de este fundamento reside en impulsar con energía la labor para identificar a todo el Partido y la sociedad con la idea revolucionaria del CC del Partido. Las organizaciones y los directivos partidistas deben establecer y ascender de continuo el fervor y ambiente de estudio entre los militantes y otros trabajadores para armarlos con su ideología revolucionaria.
  A renglón seguido, el compañero Kim Jong Un dio concretas explicaciones acerca de los problemas de combinarla con la práctica para materializar las políticas del Partido, realizar con profundidad y con ahínco las labores para divulgar y propagar a tiempo y con exactitud todas las orientaciones y lineamientos del Partido, desde el centro hasta las unidades inferiores, de hacer que las ideas revolucionarias del CC del Partido sean el firme credo de todos los militantes del Partido y otros trabajadores y la pauta absoluta de su meditación y actividades, y de esmerarse en la educación de 5 puntos.
  Sobre todo, el socialismo es la vida, existencia y futuro nuestro,- recalcó el compañero Kim Jong Un y subrayó.
  Deben prestar atención a intensificar la educación en la convicción sobre el socialismo.
  Una de las tareas que deben apreciar siempre en las labores ideológicas de nuestro Partido, consiste en hacer que el movimiento por la conquista de la bandera roja de las 3 revoluciones sea un vigoroso promotor masivo de la construcción socialista y fuerza motriz real para el desarrollo de la unidad correspondiente.
  El Secretario General dilucidó una serie de tareas que se presentan en desplegar con dinamismo las labores ideológicas del Partido.
  Iluminó todos los problemas para su avance, entre otros los de estudiar y aplicar de modo activo en las organizaciones partidistas las novedosas y frescas formas y métodos de la labor ideológica que responden al sentimiento ideológico y aspiración de las masas, a la tendencia de la época en desarrollo, y la realidad y características reales de su localidad y unidad, de hacer que manifiesten con suficiencia su poderío las fuerzas y medios de propaganda y agitación, de lograr que la rama de cultura y arte que ocupa un gran lugar en educar a las masas y despertarles la pasión revolucionaria, se alce y prenda cuanto antes las llamas de la nueva revolución, de elevar el papel de los propagandistas profesionales y cuadros de propaganda de base.
  Acto seguido, el compañero Kim Jong Un aseveró acerca de mejorar e intensificar la dirección partidista sobre las labores administrativas y económicas y apuntó:
  Lo fundamental en esta dirección consiste en mantener con seguridad y de modo invariable el principio de la dirección política.
  En orientar las labores económicas de la unidad correspondiente, las organizaciones partidistas deben cumplir bien el papel de timonel y para ello, poner en buena función su comité y fortalecer la discusión y la dirección colectivas.
  El factor fundamental que determina los éxitos en las labores económicas es la facultad espiritual de las masas y las ciencias y técnica. Las organizaciones y directivos partidistas deben mantener siempre la posición de anteponer la labor política al cumplimiento de las tareas económicas, combinarlo con las labores de intendencia para animar el celo de los trabajadores y acrecentar su propia capacidad científico-técnica.
  En la ejecución de la política económica del Partido tendrán que elevar el papel de las organizaciones partidistas de ministerios e instituciones centrales, y las organizaciones y cuadros partidistas, en particular, los secretarios jefes de los comités en provincias, ciudades y distritos deberán profundizar la dirección partidista sobre los organismos jurídicos.
  Las organizaciones y directivos partidistas deben estar bien conscientes de que la dirección partidista sobre las labores de organizaciones de trabajadores es parte importante de sus labores y hacerla con escrupulosidad.
  El compañero Kim Jong Un subrayó con particular énfasis que para mejorar y reforzar las labores partidistas todos los directivos responsables del Partido deben mantener el estilo de trabajo revolucionario, combativo y sano y ponerlo de alto manifiesto.
  También se refirió a los problemas de armarse, antes que nadie, con las ideas revolucionarias y políticas del CC del Partido y elevar su conciencia política, de acostumbrarse a materializarlas de modo incondicional y a cabalidad, de materializar totalmente los tradicionales métodos de trabajo a nuestro estilo cuyo enorme poderío se ha demostrado al consolidar y desarrollar nuestro Partido y hacer avanzar triunfalmente nuestra revolución y de mantener el carácter popular en las labores partidistas y poseer los sanos rasgos morales.
  Solo el cuadro partidista que busca nuevos quehaceres para el pueblo aún en palabras insignificantes de las personas, se esfuerza para resolver los problemas que aquejan a las masas y éstas requieren la solución y comparte las penas y alegrías con ellas, puede obtener los éxitos en sus actividades.
  Lo importante que nuestro partido subraya de modo constante es que los cuadros del Partido no buscan ni privilegio ni trato especial y llevan una vida honesta y sana.   
  Los directivos responsables partidistas deben poseer nobles rasgos morales, respetar al pueblo y mostrarse sumamente bajo ante éste.
  El CC del Partido requiere que los funcionarios partidistas sean no sólo los intransigentes en la entereza ideológica, sino también los revolucionarios de mejores rasgos morales.
  Los directivos responsables partidistas deben tener una concepción más correcta sobre la organización del partido, participar a conciencia en la vida partidista y ser ejemplos en tratar con consideración la organización partidista.
  Dado que la dirección del CC del Partido sobre la revolución y construcción se realiza a través de los departamentos del CC del Partido y de cómo cumplen éstos sus misiones depende el rol directivo de nuestro partido, es preciso elevar su papel.  
  El compañero Kim Jong Un reafirmó de nuevo la decisión y voluntad de nuestro Partido de hacer el período del Plan Quinquenal fijado por el 8° Congreso del Partido como un lustro eficiente para reactivar la economía nacional y resolver el problema de alimento, vestido y techo del pueblo y como un lustro de gran cambio para transformar en gran medida la fisonomía del territorio acortando el tiempo, y desplegar en forma sucesiva magnas operaciones de la etapa siguiente para así levantar la potencia socialista envidiada por el mundo.
  La garantía principal para hacerlo realidad cuanto antes reside en fortalecer más que nunca la capacidad de dirección y la combatividad del partido que es la fuerza orientadora de la revolución, o sea, en elevar el papel de los secretarios jefes de los comités partidistas a todos los niveles del Partido.
  Todos los participantes en esta conferencia deben ser los auténticos funcionarios partidistas que con la incondicional convicción sobre nuestra causa, se sienten infinitamente dignos y orgullosos ante los sufrimientos, felices ante las risas del pueblo, doloridos mucho por su mínima inconveniencia y que consideran como su debida obligación y máxima gloria corresponder a su esperanza.
  El estimado compañero Kim Jong Un señaló que nuestro Partido cuenta con la fuerza mayor que es la preciada confianza de todo el pueblo y con la gran unidad monolítica inquebrantable.
  Y exhortó ardorosamente a todos a luchar con toda la inteligencia y pasión para lograr el desarrollo vertiginoso de la construcción socialista que se orienta y se anima por el kimilsungismo y el kimjongilismo siempre victoriosos y anticipar la gran era en que se realicen el ideal y deseo del pueblo.