/ Política - Otros
Época de conceder prioridad a nuestro estado
  La RPDC es precisamente el país socialista del pueblo, independiente, autosuficiente y autodefensivo y prometedor por la firme continuidad.
  Conceder primacía a nuestro estado interpreta la aspiración y el espíritu patriótico del pueblo, y su magno propósito e ideal de la construcción de la potencia socialista.
  La época de darla a Estado es de la autoestima y prosperidad. Es el resultado de que el PTC se entregó por entero a favor del pueblo, enfrentándose con bravura a toda clase de los retos de la historia e incrementó con tenacidad propia fuerza interna. Es también el fruto de su lucha resuelta por ascender el prestigio y la posición del Estado.
  Él ha venido practicando de modo invariable la política de dar prioridad a las masas populares, considerándola como problema y modo político fundamental que determina la existencia del partido y el futuro del socialismo.
  ¡Todo para el pueblo y todo apoyándose en las masas populares!, es el inmutable principio de dirección, mantenido por él.
  El PTC lo materializa cabalmente en las actividades estatales en su conjunto y concede mayor preferencia absoluta a la demanda, los intereses y la comodidad del pueblo en la elaboración de su línea y política.
  Asimismo, toma la autoconfianza por el rumbo de su avance y modo de su desarrollo, y acrecienta constantemente propia fuerza para arreglar y poner en órbita de ascenso la economía nacional en su conjunto.
  Gracias a su estrategia de apoyarse en las propias fuerzas, se renueva la fisonomía del país y se logran inapreciables éxitos en varios dominios.
  La poderosa fuerza por nadie superada conlleva el honor y prestigio del Estado.
  Con la preparación de la omnipotente fuerza de defensa nacional, él ha dado firme garantía para que el pueblo pueda crear plenamente, de generación en generación la prosperidad y felicidad, liberándose para siempre de la guerra catastrófica.
  Abrir la nueva coyuntura del desarrollo nacional bajo la bandera de dar prioridad a nuestro estado es la firme voluntad del pueblo coreano.