/ Economía - Industria
Trabajamos y aprendemos a nuestras anchas
  La Hilandería Kim Jong Suk de Pyongyang es donde se registran anualmente muchas innovaciones técnicas e invenciones de los trabajadores.
  Sus autores han contribuido al incremento productivo dando solución técnica a decenas de problemas técnicos.
  A la pregunta por su llave, ellos responden al unísono:
  -En nuestro país donde están creadas suficientes condiciones para el aprendizaje, cualquiera puede hacer innovación técnica e invención, si lo decide.-

 

  Los trabajadores de la hilandería adquieren constantemente los conocimientos de su rama y profesión en la sala de divulgación de ciencias y técnica.
  Muchos de ellos están incorporados también al sistema de teleeducación.
  Se incrementa cada año el número de sus graduados y entre ellos nacen innovadores técnicos e inventores.
  Entre ellos figuran no pocas mujeres.
  La empresa tiene una casa-cuna dispuesta de mejores condiciones de cría, permitiendo hasta a las mujeres con bebé trabajar y estudiar con sosiego.
  Un día, a una obrera se le avisó que su criatura estaba enferma.
  Muy angustiada, ella dejó en manos de su colega su trabajo y corrió a la casa-cuna de la fábrica.
  Pero, volvió pronto, porque las niñeras ya tomaron medidas apropiadas.
  Aquel día, ella cumplió el plan productivo y, con posterioridad, se hizo autora de una invención para la mejora de la calidad de los productos.
  Gracias a las condiciones que les permiten dedicarse plenamente a la producción, las mujeres con niños trabajan y estudian sin preocupación alguna, convirtiéndose en tesoro de la empresa.