/ Economía - Otros
Lo que desea guardabosques
  Donde se agitan los bosques frondosos hay quienes los cuidan con limpia conciencia y patriotismo.
  Lo es Kang Yong Chol, guardabosques de la Empresa Forestal del municipio Taesong, Pyongyang.


 
  Sirvió durante largo tiempo como oficial en el Ejército Popular y se desmovilizó hace más de 10 años.
  A su regreso a la tierra natal, él se propuso cuidar los bosques, riqueza de la patria.
  Él, hecho guardabosques, se esforzó mucho para adquirir los conocimientos de cultivo de los árboles.
  Aun recorriendo cada día unos 16 kilómetros de distancia en las montañas, nunca soltaba libros en sus manos. A veces, acudió a instituciones de investigación y entidades avanzadas en la reforestación, para aprender métodos de elevar la tasa de arraigo de las posturas de árboles.
  A base de ello, procuró crear por método racional los bosques de plantas mixtas, teniendo en concreta consideración las relaciones de simbiosis vegetal, las condiciones meteorológico-climáticas, la calidad del suelo y el objetivo de reforestación.
  Rememorando aquel tiempo pasado, él dice:
  "Noté que tienen alta tasa del arraigo los árboles que crecen en su terruño. Apliqué el método de sembrarlos y cultivarlos en el mismo suelo y ví que ellos eran más robustos y altos que los trasplantados.
  Por eso, sembraba las semillas y las cultivaba en los mismos espacios, cambiando de sitios.
  Este método era bueno realmente."
  Durante más de un decenio, él ha venido plantando y cuidando con gran esmero los árboles de buena variedad en las zonas boscosas encargadas.    
  Ha prestado debida atención, también a la protección forestal para no perder ni una mata, considerando las plantas, que son frutos de su sincero sudor y esfuerzos, como parte de su propia carne.
  Además, preocupado por el peligro del incendio forestal, ha establecido un minucioso sistema de contraincendios apropiado a la realidad y elevado la exigencia para que los habitantes observaran de modo riguroso el orden de subir al monte.
  Gracias a sus constantes esfuerzos de más de 10 años, se han aumentado sin cesar con el paso del tiempo los recursos forestales en las zonas de que él se encarga, convirtiéndose hoy en tupidos bosques.
  -Quien carece del amor a la patria y la disposición de vivir hoy para mañana, es incapaz de cultivar ni defender los bosques.-
  Suele decirlo Kang Yong Chol a sus hijos.